SAT – Comunidad de Regantes: ¿coexistencia?

En los últimos meses estoy recibiendo numerosas consultas en que se revela una situación que en muchas ocasiones parece no ser vista o que, deliberadamente, se omite: existiendo una Sociedad Agraria de Transformación (o SAT) cuyo único objeto es la administración de una concesión o aprovechamiento de aguas, habiéndose establecido por la Confederación Hidrográfica correspondiente la obligación de constituir una Comunidad de Regantes como condición de esa concesión o aprovechamiento de aguas, se procede a crear dicha Comunidad si bien manteniéndose la SAT, de forma que conviven de forma paralela y con los mismos socios ambos organismos.

Debemos de recordar que las SAT son Sociedades civiles de finalidad económico-social en orden a la producción, transformación y comercialización de productos agrícolas, ganaderos o forestales, la realización de mejoras en el medio rural, promoción y desarrollo agrarios y la prestación de servicios comunes que sirvan a aquella finalidad (art. 1 del Real Decreto 1776/1981, de 3 de agosto, por el que se aprueba el Estatuto que regula las Sociedades Agrarias de Transformación) y que las Comunidades de Regantes representan Corporaciones de Derecho Público conformadas por los usuarios del agua de una misma toma o concesión cuando el destino dado a las aguas es principalmente el riego (art. 81 del Texto Refundido de la Ley de Aguas).

En este sentido, el art. 13.1 del Estatuto de las Sociedades Agrarias de Transformación recoge entre las causas de disolución de las SAT la referente a la conclusión del objeto social o imposibilidad de realizarlo, pudiendo estar incursa una SAT en este supuesto de disolución en la situación expuesta ya que, teniendo tal SAT referida como una única actividad y objeto social la administración y gestión del agua, tal función habría sido asignada a la Comunidad de Regantes, de forma que el objeto social de la SAT ya no podría desarrollarse.

Sin perjuicio de otras consecuencias de la referida situación, en caso de que las decisiones con respecto a la administración y gestión del agua, una vez constituida la Comunidad de Regantes, continuaran siendo adoptadas por la SAT, pudieran resultar tales decisiones contrarias a Derecho y, por tanto, nulas, por haberse adoptado por un órgano sin competencias para ello ya que el único ente habitado sería la Comunidad de Regantes (y no la SAT).

Artículo publicado en la pg. 27 de la Revista «Agricultura» de Editorial Agrícola, número 1.072 de mayo de 2023