Unos defectos en las plantas adquiridas que provocan su inutilidad

Por un agricultor se demandó a una empresa de semilleros dado que entendió que la citada empresa le había vendido unas plantas infectadas con una bacteria que provocó que éstas no sirvieran para el fin con el que fueron adquiridas. El Juzgado de Primera Instancia condenó a la empresa de semilleros por incumplimiento del contrato de compraventa, si bien, esta empresa recurrió tal decisión ante la Audiencia Provincial de Alicante, que resolvió tal recurso por sentencia de 23 de septiembre de 2013.
La empresa de semilleros alegó que a la compraventa en cuestión resultaban aplicables los artículos 336 y 342 del Código de Comercio. El recurrente argumentaba que ante los defectos o vicios dados en la compra de las plantas citada (defectos ocultos y no a la vista del comprador, graves y que existían con anterioridad a la venta) el comprador tan sólo podía exigir la reducción del precio de venta o la resolución del contrato en el plazo máximo de 30 días a contar desde la recepción de las plantas; se defendía que no cabía condenar a la vendedora porque la compradora ejercitó su derecho pasado dicho plazo de 30 días.
La Audiencia Provincial desestimó el recurso interpuesto por entender que los defectos existentes no podían considerarse de la forma en que la empresa recurrente pretendía, dado que no repr aliud proa alio (entrega de cosa distinta a la pactada), de haber sabido el comprador que las plantas eran portadoras de la bacteria que más tarde desarrollarían es evidente que no las hubiese adquirido».
esentaban un caso de vicios como los descritos en el párrafo anterior; estableció la sentencia que realmente se había entregado una cosa distinta a la que se pretendía adquirir por el comprador, situación que va más allá de tales vicios: «En nuestro supuesto la venta de plantas infectadas constituye un claro ejemplo de
Cuando se entrega una cosa distinta a la pactada, el plazo para ejercitar las correspondientes acciones es de 15 años, de ahí que la Audiencia Provincial confirmara la sentencia dictada a favor del comprador.
Publicado  en el número 971 de marzo de 2014 de la Revista Agricultura de Editorial Agrícola (http://www.editorialagricola.com), en su página 172.