Una ley que no creía viva en España hasta hace tan poco

Si se mira el artículo 15 de la
Constitución, veremos como esta norma dice que “Queda abolida la pena de
muerte, salvo lo que puedan disponer las Leyes penales militares para tiempos
de guerra”. Con la promulgación de la Constitución se abolió la pena de muerte
excepto para aquellos militares que cometieran determinados delitos muy graves
en tiempos de guerra.
Dicha excepción a la prohibición
de la pena de muerte, se mantuvo hasta que en la Ley Orgánica 11/1995, de 27 de noviembre, de abolición de la pena de muerte en tiempo
de guerra, se ordenó la abolición de “la pena de muerte establecida para
tiempo de guerra”.
No me imaginaba que, aun para el
caso excepcional de periodos de guerra, la pena de muerte hubiera estado
vigente en España hasta tiempos tan recientes. De hecho, si todavía miráis el
artículo 15 de la Constitución, todavía se puede ver la mención a la pena de
muerte, aunque realmente no tenga aplicación desde 1995.

Si se observa lo ocurrido en los
países de nuestro entorno, se ve como hemos llegado un poquillo tarde: Francia
prohibió la pena de muerte en 1981; Portugal ya desde 1976 recogió en su
Constitución que “no se aplicará la pena de muerte en ninguna circunstancia»;
Alemania desde 1987 eliminó la pena de muerte como
castigo. Ante esta situación, solo queda por decir lo típico: más vale tarde que nunca.

Sígueme en: http://twitter.com/#!/desdelosestra2