Curiosa adaptación de una sentencia al lenguaje de la calle

Hace poco leí un artículo publicado en una revista de una asociación de jueces (http://www.ajfv.es/uploads/documentos/revistas/2011/revista_n_35.pdf) realizado con motivo de la publicación del «Informe de la Comisión de Modernización del Lenguaje Jurídico”, informe que daba determinadas recomendaciones para hacer entendible el Derecho al ciudadano de a pie. 
Me hizo gracia la adaptación al lenguaje «de la calle» que se planteaba de una parte de una sentencia imaginaria de condena en un proceso penal: «En vez de “Debo condenar y condeno a Don Francisco, como autor de un delito de lesiones con instrumento peligroso, con la agravante de reincidencia, a la pena de cuatro años de prisión” (redacción incorrecta), la fórmula moderna será: “Paquito, te vas al trullo por haberle endiñao cinco ostias a Antonio con la palanqueta, y ahora te caen cuatro años porque cuando le dejaste sin dientes la vez anterior era la primera”. Y cuando Paquito, cabreado por la sentencia, nos dirija una mirada asesina y en medio de la sala grite: “Me cagüen toda tu toga negra, mamón”, no debemos malinterpretar sus palabras: simplemente nos está anunciando un recurso de apelación.
Genio y figura hasta la sepultura.